0

CRÍTICA: “Orión y la oscuridad”, el nuevo cuento de Dreamworks que ya está en Netflix

Share
Título original: Orion and the dark
País: Estados Unidos
Año: 2024
Director: Sean Charmatz
Estudio: Dreamworks
Estreno: 2 de febrero de 2024 (Netflix)
Edad: Todos los públicos.

“A mi hija le da miedo la oscuridad, así que quería un libro que le ayudara a superar sus temores. […] A veces, incluso lo toma ella misma y lo lee por su cuenta. No sé si le ayudará a vencer su miedo, pero al menos lo disfruta mucho”. Estas líneas pertenecen a una reseña anónima publicada en la página de Amazon del cuento infantil Orión y la oscuridad. Desconozco si inspiraron a Charlie Kaufman a la hora de escribir la película basada en el mismo, pero se alinea a la perfección con la filosofía con la que uno de los guionistas más consagrados y autorales de Hollywood ha tratado la historia original de Emma Yarlett. Pero primero, las presentaciones necesarias.

El animador Sean Charmatz (Bob Esponja, Pinky Malinky) debuta como director en este largometraje de Dreamworks producido para Netflix. En sintonía con los últimos estrenos del estudio, se suma a la tendencia de dar un estilo visual más “cartoon” a la animación en 3D, incorporando texturas en 2D como si hubieran sido dibujadas a mano. Sin embargo, el diseño de los personajes recuerda más a los creados por Charles M. Schulz en los cómics de Peanuts, reforzando su identidad estética como cuento infantil.

Orión y la oscuridad. Netflix.
UN CUENTO PARA NIÑOS MIEDOSOS

Orión, el protagonista de esta historia, es un niño inteligente e imaginativo, pero también muy miedoso. Parece ser el único en el mundo que comprende sus propias dudas existencialistas, y sus temores porque el autobús del colegio tenga un accidente o porque la chica que le gusta decida sentarse a su lado. Sin embargo, su mayor miedo no es otro que la oscuridad. Y por eso el chaval flipa en colores cuando una noche se presenta en su cuarto un temible grandullón que dice ser la propia Oscuridad personificada. Pero resulta ser un tipo bastante majo, y tiene más en común con Orión de lo que a priori pudiera parecer. Y para vencer sus respectivos miedos e inseguridades, emprenden juntos un viaje que les descubrirá a ambos las maravillas de la noche.

Aquí la película se encuentra con Nocturna, aquella joya de la animación española dirigida en 2007 por Adrià García y Víctor Maldonado. Sin embargo, en Orión la oscuridad de la noche no representa el mal, ni es el villano al que hay que derrotar. Por el contrario, el protagonista no debe vencerla ni convertirse en adalid de la luz, sino aceptarla como a una amiga; siendo este uno de los puntos más originales y relevantes de la película. No obstante, Nocturna tenía mucha más imaginación a la hora de crear una mitología en torno a los seres mágicos que hacían funcionar los mecanismos de la noche. Todo en ella resultaba fascinante y atrapante. En cambio, la mitología construida por Orión y la oscuridad se reduce a una tropa de conceptos “antropomorfizados” al más puro estilo de las emociones de Inside Out.

Orión y la oscuridad. Netflix.
Orión y la oscuridad. Netflix.
LOS JUEGOS DE CHARLIE KAUFMAN

Muy fiel a su estilo, la filosofía y el existencialismo de Charlie Kaufman están bien presentes en las aventuras de Orión. El escritor ya se adentró en la animación con Anomalisa (2015), una comedia negra en stop-motion que además se atrevió a dirigir. Ahora se pone por primera vez delante del público infantil, pero plenamente consciente de lo que se trae entre manos.

Kaufman hace suya la historia original de Emma Yarlett, evocando una tierna reflexión sobre el cuento en sí mismo, jugando con el metalenguaje y cerrando el relato con un travieso broche de oro que hará las delicias de grandes y pequeños. Porque como cabía esperar del responsable de los libretos de Cómo ser John Malkovich (1999) y ¡Olvídate de mí! (2004), Orión y la oscuridad cuenta muchas cosas más allá de Orión… y de la oscuridad.

Calificación Animatic

Calificación: 3 estrellas