En el último día de 2023, y a las puertas de 2024, os traemos el top 10 de las mejores películas animadas que se han estrenado este año en España. Aunque la selección ha sido difícil, y nos dejamos algunas que también nos han encantado, ¡ahí van las favoritas de la redacción de Animatic!

10. El sueño de la sultana

El debut en el largometraje de la veterana animadora española Isabel Herguera. Una historia autobiográfica sobre el viaje emprendido por Inés, directora de animación española, para descubrir la historia y origen de la novela El sueño de la sultana,de Begum Rokeya Hossain. Destaca por su experimentación con diversas formas visuales y técnicas de animación, armando una curiosa e interesante película que se compone como un collage. Sin duda es de los títulos más destacados del cine español de 2023, un año que ha sido especialmente creativo y sorprendente para la animación de nuestro país.

Crítica de El sueño de la sultana

9. En nombre de la tierra

El nuevo trabajo de los creadores de Loving Vincent, esta vez adaptando la novela Los campesinos, de Władysław Reymont. De nuevo, cada fotograma de la película es un cuadro pintado a mano. Multitud de obras pictóricas confeccionan una animación sumamente artesanal que vuelve a resultar una auténtica maravilla artística. A pesar de que su apuesta visual pareciera casar mucho más con la vida de Vincent Van Gogh que para la adaptación de una novela, merece la pena acercarse a ella ya solo por la belleza de sus imágenes.

Crítica de En nombre de la tierra

8. El viaje de Ernest y Célestine

Tras debutar en la gran pantalla en 2012, con la enternecedora Ernest & Célestine, el oso cascarrabias y la ratona inquieta vuelven a inundar los cines de amistad y buen humor con otra entrañable aventura. Un viaje al país de origen de Ernest para arreglar su violín se convierte en una deliciosa fábula en favor de la tolerancia y en ser fiel a uno mismo aunque no sea lo que los demás esperan de nosotros. Y por supuesto, los inolvidables personajes de los cuentos de Gabrielle Vincent vuelven a conquistar el cariño de grandes y pequeños.

7. Nimona

Para delicia de todos los fans de la animación, Netflix y Annapurna Pictures han estrenado este año el proyecto que dejó incompleto el estudio Bluesky tras su compra por parte de Disney: la adaptación al cine de la novela gráfica Nimona, de ND Stevenson. Un relato medieval con mucho humor y picardía en un mundo cyber-punk en el que conviven elementos de ciencia ficción con magia y fantasía. Pero sin duda el plato fuerte es su genial y sumamente valioso canto a la diversidad y a la autenticidad del individuo.

Crítica de Nimona

6. Suzume

La última película de Makoto Shinkai llegaba el pasado mes de abril a los cines españoles, consagrándose como uno de los directores más importantes y reconocidos de la animación japonesa actual. Shinkai regresa con un nuevo acercamiento al género fantástico y a los anhelos de la adolescencia; manteniéndose fiel a su estilo pero evocando también a maestros como Hayao Miyazaki. Como en Your Name y en El tiempo contigo, en la historia de Suzume la magia se encuentra con el pasado y presente del país nipón. Y también se apuntan a la fiesta una silla parlante y un gato muy cuqui pero con mucha mala leche.

5. Robot Dreams

La crítica cinematográfica internacional se ha rendido ante el debut en la animación del cineasta español Pablo Berger. Robot Dreams es la adaptación al cine de la novela gráfica homónima de Sara Varon, y constituye una oda a las amistades presentes, pasadas y futuras. Ambientada en una colorida ciudad de Nueva York, un accidentado percance causa que se dividan los caminos de los inseparables Dog y Robot. Pero cuando una amistad está tan forjada a fuego como la suya nada podrá impedir que sus protagonistas se reencuentren. ¿O quizás sí?

Crítica de Robot Dreams

4. Heavies Tendres

De amistades imbatibles también sabe mucho Heavies Tendres, muy probablemente la joya de la animación española que ha pasado más desapercibida este año. Se trata de una versión reducida de la serie homónima creada por Juanjo Sáez. Ambas narran la historia coming-of-age de Juanjo y Miquel, dos estudiantes de secundaria en la Barcelona de 1992 unidos por una misma pasión: el heavy metal. A pesar de lo simple de sus dibujos consiguen una envidiable expresividad que se adereza con humor, pero también con ternura, emoción y un punto de nostalgia que te conquistará el corazón.

Crítica de Heavies Tendres

3. No se admiten perros ni italianos

El director francés Alain Ughetto establece un emocionante y curioso diálogo entre autor y obra en esta fascinante película de stop-motion, donde se retrata a sí mismo como un artesano que conversa con sus personajes de arcilla. Ughetto nos descubre la conmovedora historia de su familia, migrantes italianos en una época entre dos guerras, asolada por el fascismo y la pobreza. Un cuento dulce, pero duro y desgarrador, como aquellas historias de épocas lejanas narradas por nuestros mayores, oídas mil veces pero siempre embaucadoras. Otra imprescindible obra de la animación europea, que a pesar de no llenar las salas de cine como las dos siguientes películas del top, bien merece entrar en el podio.

2. Spider-Man: Cruzando el multiverso

Mucha era la expectación por la segunda parte de Spider-man: Un nuevo universo. Phil Lord y Chris Miller lograron crear un nuevo icono para un personaje que ya de por sí es un verdadero hito de la cultura popular. No en vano reinventaron el mito de Peter Parker en el cine bajo el nombre de Miles Morales para que pueda ser acogido por una nueva generación de jóvenes espectadores que sueñan con ponerse la máscara y salvar la ciudad de Nueva York. Y ahora también con viajar a través del multiverso. Esta nueva entrega vuelve a ofrecernos más de lo mismo, pero multiplicando el nivel de adrelina y, de nuevo, marcando el horizonte de la animación estadounidense.

1. El chico y la garza

Si la medalla de plata es para una película que señala el futuro de la animación, la merecida medalla de oro no podía ser para ninguna otra más que para aquella que, como el sabio maestro que la dirige, se sienta pausadamente en la hierba para congratularse con el enorme legado que deja al cine. Hayao Miyazaki quizás se despida con El chico y la garza, pero deja en las retinas de sus espectadores un valiosísimo testamento fílmico a la altura de toda su imprescindible obra, cargado de filosofía y simbolismo. Y aún así, no es sino una llamada a nuevas creaciones, nuevos mundos y nuevas realidades. Un festín visual con el que su autor celebra un banquete de despedida y en el que se permite el lujo de dejarse llevar por caminos a veces intrincados y confusos, por los que únicamente se puede transitar con el corazón.

Amada por unos, malentendida por otros, a nosotr@s no nos cabe la menor duda de que, pese a un año que ha sido un verdadero deleite en la animación de todas partes del planeta, solo el tótem cinematográfico de una leyenda aún viva y en activo, era la llamada a alzarse con el primer premio.

Crítica de El chico y la garza (Francisco J. Pacheco)

Crítica de El chico y la garza (Lucía López Sardón)