0

CRÍTICA: “Tony, Shelly y la linterna mágica”, la mejor película animada en Sitges 2023

Share
Título original: Tony, Shelly and the Spirit
País: Hungría, República Checa, Eslovaquia
Año: 2023
Director: Filip Posivac
Estudio: Filmfabriq, Nutprodukce, Nutprodukcia
Estreno (Cines): 15 de diciembre de 2023.
Edad: Recomendada para mayores de 6 años.

Tony, Shelly y la linterna mágica llega a los cines españoles tras ser galardonada en Annecy con el Premio Especial del Jurado en la Sección Contrechamp y en Sitges con el Premio a Mejor Película de Animación. En España también ha pasado por los festivales de Valladolid, Gijón y Sevilla. Se trata del debut en el largometraje del cineasta checo Filip Posivac, tras haber dirigido varios cortos utilizando diversas técnicas de animación. Entre ellas se encuentra el stop-motion, que emplea también en la película que ocupa esta crítica.

Posivac se decanta por esta técnica fascinado por el teatro de títeres. Así, compone un cuento que evoca a la magia y el toque misterioso de las historias narradas con marionetas; aunque los personajes de la película no se mueven con cuerdas sino con la maravillosa ilusión de los fotogramas animados. Un truco de magia que encandila a toda la familia sin recurrir al ritmo frenético de la animación infantil Hollywoodiense

DEL STOP-MOTION CHECO AL CINE DE TIM BURTON

Es heredera de una larga tradición checa de animación stop-motion, encabezada por Jan Švankmajer y Jiří Trnka, a quien Posivac reconoce como una de sus principales influencias. El mundo de fantasía y surrealismo del stop-motion clásico se cuela en algunas secuencias de Tony, Shelly y la linterna mágica, incluso en el diseño de las figuras. Pero también tiene mucho del cine de Tim Burton y Henry Selick: su estética gótica y expresionista, el ineludible elemento fantástico y sobrenatural y personajes algo oscuros y tenebrosos, y la complicidad del público infantil, sin olvidar nunca que estamos ante un cine realizado para los pequeños de la casa. Y tampoco le falta otra característica muy «burtoniana», el protagonista que se siente un bicho raro que no encaja en su entorno social.

Tony, Shelly y la linterna mágica. Rita & Luca FiIms

Y es que Tony tiene una característica muy peculiar: todo su cuerpo brilla cual bombilla. Debido a esta mágica habilidad, sus padres no le permiten salir de la comunidad de vecinos donde residen, hasta tal punto de engancharlo con una cuerda para que no escape. Pero todo cambia cuando conoce a su nueva vecina, Shelly, que posee una linterna mágica, capaz de materializar todo lo que imagina allá por donde alumbra su luz.

Juntos se enfrentarán al gran misterio que esconde su edificio: un espíritu de aspecto oscuro y monstruoso que se alimenta de la antipatía y las desilusiones de la gente, algo que parece abundar entre los residentes de la comunidad. Por si aún no había suficientes referencias chulas, en este punto la película se encuentra con Ghibli y algunos elementos de El viaje de Chihiro.

LA IMPORTANCIA DE BRILLAR

Lo más interesante a nivel formal de Tony, Shelly y la linterna mágica es su contraste simbólico muy marcado entre la oscuridad y la luminosidad. Mediante la diferenciación entre ambientes más cálidos y luminosos y otros más fríos y oscuros, nos demuestra la importancia de encontrar nuestra luz. Pues aunque no sea de un modo tan literal como el de Tony, todos somos capaces de brillar y no debemos encerrar aquello que nos hace especiales. Aunque conlleve enfrentarse al bullying o a la sobreprotección de unos padres amables pero muy estrictos.

Tony, Shelly y la linterna mágica. Rita & Luca FiIms

Así que con todo, Tony, Shelly y la linterna mágica se convierte en una opción ideal para ir al cine en familia estas navidades, sumergirse en sus aventuras entre copos de nieve de algodón y descubrir una vez más, que no está de más recordarlo, la verdadera importancia de abrazar lo que nos hace únicos.

Calificación Animatic